Reseña: Cápsulas de Café Me Piachi

IMG_0813.jpg

Pros:

  • Precio: +/- 3,70€ la caja de 16 cápsulas (Alcampo)
  • Sabor: intenso
  • Las cápsulas se adaptan perfectamente a al receptáculo de la máquina Krupps de casa

Cons:

  • Sabor: el sabor intenso deja un retro-gusto amargo al final
  • Sólo las he visto en el Alcampo y en la página de la marca ofrecen directamente un pack de 4 cajas a 20.95€ . Lo que dejaría cada caja en 5.25€ más gastos de envío (4.99€ peninsula)

Hace unas semanas, haciendo la compra en el Alcampo, se nos acerca una simpática señora a ofrecernos estas cápsulas hechas en Asturias, made in Spain vamos. Yo que, como buen italiano, adoro el café; y que además me preocupo por intentar ayudar al productor local, intentando comprar siempre productos locales (regionales o nacionales en caso que no se produzcan a nivel local). Decidí darles una oportunidad.

Lo que ofrecía la señora, un café de “intensidad 8”, superior al Espresso Intenso Dolce Gusto de “intensidad 7”. La realidad, un café muy aromático, el aroma inunda la casa cada vez que saco una taza, que hace su respectiva crema, pero que, como explicaba en los aspectos negativos, deja un retro-gusto amargo, que pudiese provenir de una vuelta de tuerca al proceso de tueste del grano.

Otra teoría, es que en la descripción del café que aparece en la caja, en la traducción al italiano dice que el café es torrefatto (torrefacto). Esto significa, añadir azúcar al proceso de tostado de los granos de café. Lo que implica, no sólo un consumo oculto de azúcar refinada, el riesgo de que se les “pase el caramelo” y le de esa nota amarga al café.

Para mayor información, os dejo este enlace a Wikipedia sobre el Café Torrado o Torrefacto

IMG_0815.jpg

En definitiva, es un producto al que le estoy dando salida haciendo el café con leche (sin azúcar, total ya lo trae el café) y que dudo mucho vaya a volver a comprar.

Y vosotros, alguna cápsula compatible que recomendéis?

Feliz Viernes!

Pesto Pistacchio & Spinaci

IMG_1030 2.JPGReceta rápida, de esas para aligerar la despensa y el refrigerador.

Yo en este caso tenía a mano unos Rigatoni de la Garofalo, pero en realidad podéis usar cualquier tipo de pasta (spaghetti, penne, maltagliati, orecchiette, etc). También tenía unos pistachos de California (actualmente en España se le está dando particular impulso al cultivo de pistacho, debido al rendimiento de las plantas y a los multiples usos que se le puede dar a los frutos, si os interesa podemos hacer un post al respecto). Y, en el refrigerador, unos brotes de espinaca, que llevaban allí un par de días y me preocupaba que se fueran a poner mustios.

Con lo anterior, 4 dientes de ajo, unas hojas de albahaca de mi huerto urbano y chorro de Aceite EVO. Salió esta receta:

Ingredientes:

  • 500 grs. de Pasta
  • 1 taza de brotes de Espinaca.
  • 4 dientes de Ajo
  • 1 puñado de Pistachos pelados
  • 1 puñado de hojas de albahaca
  • 2 cucharadas de Aceite Extra Virgen de Oliva
  • 1 cucharada de queso Parmesano (o Grana Padano) rallado.
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Ponemos a hervir una olla con abundante agua, a la que añadiremos, una vez rompa el hervor, la sal y la pasta, que removeremos ocasionalmente; y dejaremos cocer durante el tiempo que indique el empaque (descontad un minuto si os gusta al dente como a mi)

IMG_1028 2.JPGMientras se cocina la pasta, añadimos al vaso de la licuadora: el pistacho, ajo, espinaca, albahaca, queso, pizca de sal y pimienta, y el aceite de Oliva. Licuamos hasta que se forme una salsa homogénea. Si queda muy espesa, podemos aligerarla con un para de cucharadas del agua de cocción de la pasta.

Acto seguido, colamos la pasta y la devolvemos a la olla (lejos del fuego). Agregamos el pesto y removemos, asegurándonos que toda la pasta quede uniformemente “pintada”. Servimos en un plato hondo y decoramos con un chorro de aceite EVO y una pizca del queso rallado espolvoreado.

Buon appetito!

Torta Salata di Verdure

IMG_0758.jpg

 El otro día vi esta receta en Facebook y fue “amor a primera vista”. Inmediatamente retumbó en mi un tengo que hacerlo. Así que me puse manos a la obra.

Los ingredientes aportan todo el colorido y ligereza de la Primavera. Y la preparación es sencilla, y requiere sólo de un buen sartén, o Wok, un bol y un molde para el horno. Para evitar, tener que fregar muchos trastos.

Os dejo con la receta:

Ingredientes:

  • 200g de berenjenas
  • 350g de calabacín
  • 350g de patatas
  • 180g de pimiento rojo
  • 1/2 cebolla grande
  • 3-4 Tomates Cherry (se pueden sustituir por un tomate mediano)
  • 1 huevo
  • 100g de harina de trigo (en mi caso he usado 50g de harina de trigo + 50g de harina de Espelta)
  • 200g  de mozzarella fresca
  • Queso Parmesano rallado (al gusto)
  • sal al gusto
  • pimienta al gusto
  • Aceite Extra Virgen de Oliva (suficiente para sofreír las verduras)

Elaboración:

IMG_0756.jpg

Empezaremos por cortar todas las verduras en cubos de 1cm x 1cm. Y en un wok caliente, y con un chorro de aceite EVO, saltearemos la cebolla hasta que empiece a tomar un color ámbar.

A continuación, añadiremos el resto de las verduras en el siguiente orden: patatas, pimiento, calabacín y berenjenas. Removiendo de tanto en tanto, nos fijaremos en que las verduras hayan ablandado un poco y que la berenjena este empezando a dorar, para agregar los tomates cherry (o el tomate mediano cortado en cubos). Dejar tapado, a fuego medio-bajo, por unos 10 minutos.

Una vez que tengamos las patatas a punto, vaciaremos todo en un bol grande, añadiremos sal y pimienta al gusto, y dejaremos que enfríe a temperatura ambiente. Cuando esta especie de pisto esté a temperatura ambiente, agregaremos el huevo y mezclaremos hasta que se amalgame del todo. Luego la harina y mezclaremos hasta que se incorpore del todo.

Finalmente, pasaremos todo a un molde de silicona, o el que tengáis previamente engrasado y enharinado. Cubriremos con mozzarella fresca y el Parmesano rallado (un buen Grana Padano funcionará igual de bien). Para meterlo a un horno, pre-calentado, a  200º por unos 15 a 20 minutos, o hasta que veáis que el queso se haya gratinado y la tarta esté seca y firme.

Dejar enfriar, y servir tibia. Una ensalada de brotes tiernos y una copa de vino blanco serían el complemento perfecto.

Feliz fin de semana!

Receta: Insalata Pasta e Tonno

IMG_1013.JPGSiempre he dicho que mi mujer es la Directora Creativa de mi cocina, a ella no le gusta cocinar, pero siempre encuentra recetas para incluir en mi recetario. O, como en este caso, se inventa recetas para que yo las ejecute.

Hace un par de semanas tuvimos el siguiente dialogo:

– Hay pasta corta?

– Sì

– Y atún?

– También…

– Pues quiero una Ensalada de Pasta y Atún, con tomate, cebolla, maíz y aceitunas. Que el aderezo no tenga mayonesa. Y que la termines con queso Parmesano rallado.

Et voilà. Me puse manos a la obra y el resultado fue la receta que a continuación os presento. Con perdón de mis paisanos italianos por lo del Parmesano y el Atún, pero estoy seguro que si la prueban convendrán en que está para leccarsi i baffi. 

Una opción de comida rápida, ligera y saludable, ahora que llega la primavera. Ideal para hacerla con antelación (de un día para otro es el tiempo justo para que se asienten los sabores, pero puede aguantar tranquilamente 3-4 días en la nevera) para llevársela al curro en un tupper.

Ingredientes para 4 personas:

  • 400g Pasta Corta (penne, farfalle, etc)
  • 4 latas de Atún (en aceite o al natural)
  • 2/3 Tomates maduros
  • Cebolla mediana (morada, Figueras)
  • 1 lata de maíz dulce en granos
  • Una lata de aceitunas verdes s/ Hueso (c/ pimiento, c/anchoas)
  • Queso Parmesano (Grana Padano o curado a elegir)
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (EVO)
  • Sal y pimienta al gusto
  • Perejil fresco picado para decorar

Para el aderezo:

  • 1 Pimiento rojo asado
  • 1 diente de Ajo, también asado
  • Aceite EVO
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

IMG_1010.JPG

Empezaremos asando, al horno, el pimiento rojo y el ajo, a los que habremos espolvoreado con una pizca de sal y pincelado con unas gotas de aceite EVO. Una vez asados, pelaremos el pimiento y un diente de ajo (se puede hacer más cantidad y conservar) y pondremos todo en un procesador o minipimer, con un chorro de EVO para emulcionar, licuaremos hasta tener una mezcla fluida y homogénea, corregimos de sal y reservamos.

Picar finamente (brunoise) el tomate, la cebolla y el perejil (juliana). Escurrir y cortar las aceitunas en rodajas, se que es una cuquería que quita su tiempo, pero os prometo que vale la pena. Alternativamente, algunas marcas como Fragata ofrecen aceitunas ya cortadas. 

Por otro lado, poner a hervir suficiente agua para cocinar la pasta. Yo, da buon italiano, suelo usar la Pasta Agnesi que se puede encontrar tranquilamente en el Alcampo a un precio más que razonable y una calidad comparable la la “pijísima” De Cecco. Comentaros, para los que andáis en la onda fit o saludable, que los señores de Agnesi han lanzado en Italia una pasta hecha en un 50% con Harina de Lentejas Amarillas, a ver si los amigos de Alcampo se animan y nos la traen a España (allí os lo dejo). Para cerrar el capitulo pasta, podéis usar la Gallo especial Ensaladas o cualquier pasta corta de vuestra elección. Cocinaremos la Pasta el tiempo que indique el empaque para que esté al dente (8-9 minutos para Agnesi), la escurriremos con un chorro de agua fría para detener la cocción, y al reservaremos con un chorretón de aceite EVO para evitar que se pegue.

De seguidas, escurriremos el maíz dulce (se puede usar 1/2 taza de maíz dulce congelado, cocinado según las especificaciones del empaque) y el atún, que reservaremos en un recipiente cuidando de no romperlo mucho.

En un bol grande pondremos la pasta, tomate, cebolla, maíz y aceitunas. Mezclaremos para que todo se distribuya uniformemente. Luego agregaremos el atún, mezclamos te de nuevo cuidando de no “destruir” la carne. Seguiremos con un par de, generosas, cucharadas del aderezo, el perejil picado y el parmesano rallado. Por último corregiremos de sabor, tomando en cuenta que la aceitunas, el atún, el agua de cocción de la pasta y el aderezo ya traen sal añadida.

Y a disfrutar!!! Espero vuestros comentarios

Feliz fin de Semana!

Angel Cocinero

ed Dragon (2).png

Debo agradecer al estrés bajo el que he estado últimamente porque, si bien por un tiempo me alejó de este mi Blog de Cocina, ahora me ha vuelto a acercar con renovadas energías y ganas de compartir mis recetas con todos vosotros.

Esta nueva etapa, empieza con un nuevo nombre, Angel Cocinero, porque cocinar y cuidar de mi familia me hace sentir así, como un Angel Custodio que los protege e intenta darles de comer, alimentos que sean a la vez sabrosos y saludables.

En breve os compartiré nuevas recetas, consejos y las historias detrás de los platos que han marcado mi infancia, y de algunos que he ido descubriendo a lo largo de los años. Una mención especial a Auxy Ordoñez de @postresaludables, a Ma. José de @lasrecetasdemj Y a Annalisa de @annalisasuperstar y su Vlog casasuperstar. Por inspirarme a arrancar con esta nueva etapa del Blog.

Pronto os compartiré también mis contactos en Redes Sociales.

Hasta el viernes!

 

Minestra con Patatas y Guisantes


Imagen tomada de http://www.lospicchiodaglio.it

Un clásico de mi madre, especialmente cuando llegaba aquella época del mes en la que había que apretarse el cinturón. En su versión original Pasta e Patate, era precisamente eso pasta, patatas y alguna aromática que servían para saciar las tripas de las familias numerosas, como la de mi padre, en la Sicilia de la post-guerra. Mi madre la adaptó con un sofrito de ajo y guisantes frescos o congelados. Si la economía familiar lo permitía, potenciaba el sofrito con carne picada o bacon.

Por eso quiero proponer esta receta, ahora que llega el verano y a la hora de la comida somos más los que nos sentamos a la mesa. Un plato gustoso con el que poder alimentar, equilibradamente, a nuestra familia por apróx. 1€ por boca (barra de pan incluída). Calculado usando la nueva app caprabocasa disponible para iOS y Android.

Ingredientes para 5-6 personas:

  • 500grs. de Pasta Corta (Coditos, Macarrones, etc)
  • 400grs. de Patatas blancas (para guisar)
  • 250grs. de Guisantes (frescos o congelados)
  • 1-2 dientes de Ajo
  • Pizca de Sal
  • Pizca de Pimienta
  • Ramita de tomillo fresco o pizca de tomillo seco (o la aromática que más te guste)
  • 1 chorro de Aceite de Oliva para el sofrito

Opcional:

  • 150grs. de Carne Picada o Bacon

Preparación:

En una olla echaremos un chorro de aceite de oliva que cubra el fondo, al que echaremos el ajo picado fino (se puede también poner entero y retirar al final de la cocción). A fuego medio bajo pondremos a dorar el ajo mientras picamos en cubos las patatas, previamente lavadas y peladas. Una vez el ajo coja color, sería el momento de agregar la carne o el bacon si se quiere y una vez dorado agregar las patatas. Si nos vamos por la versión vegetariana, agregaremos las patatas una vez que el ajo coja un color dorado ligero, y removeremos hasta que las patatas cojan también un ligero color oro.

Si vamos a usar guisantes frescos los agregaremos, pelados y lavados, en este punto (Si son congelados los echaremos a 10 minutos de acabar la cocción) y cubriremos con agua las patatas, no sin antes salpimentar y agregar el tomillo o la aromática de nuestra elección. Manteniendo el fuego medio-bajo durante 15 a 20 minutos o hasta que las patatas estén cocidas y firmes.

En otra olla cocinaremos la pasta, según las indicaciones del empaque, hasta que esté al dente. Una vez cocinada la escurriremos bien y la incorporaremos al guiso ya apagado.

Serviremos en plato hondo y para la decoración podemos usar corazones de pan, queso rayado o ramitas dehierbas frescas al gusto.

Por qué nadie tiene las gónadas de abrir un buen restaurante y mantenerlo?

Antes que nada quisiera disculparme si a algunos el título resulta un poco rudo y, sobre todo, por apartarme del concepto de este blog que es el de aportar recetas que estén al alcance de todos.

Este post nace de una pregunta del @HijoeLigia que retuiteara mi amiga @mdivagando “Aquí nadie tiene las bolas de montar un restaurante que sirva y perdure en el tiempo. Una lágrima…” Una pregunta que quedó retumbando en mi cabeza como la primera vez que escuché el gangnam style.

Casi de inmediato me vi tentado a responder, pero 140 se me hicieron pocos, por lo que decidí aprovechar este mi espacio.

Habiendo trabajado en restaurantes, de ambos lados del Oceano Atlantico, en mi humilde opinión en un 99% de las veces no se trata de una falta de gónadas, de hormonas o de ganas en general. Muchos restaurantes llevan el fracaso imbuido en su concepción, otros fracasan por mala gestión y algunos otros por factores externos.

Hoy en día muchos restaurantes nacen de una reunión de amigos donde, entre cerveza y cerveza, deciden juntar las cuatro lochas (duros) que tienen y montar un Restaurante, total “vender comida es un negocio que no tiene perdidas…” Pero, al ponerlo en práctica se dan cuenta que es una tarea titánica, que requiere de capital, trabajo y sacrificio que no todos están dispuestos a aportar.

Siempre hablando de concepción, se suelen cometer errores como pretender tener a un Chef galardonado de la talla de Ferran Adrià al mando de los fogones y que hasta el Pinche (lavaplatos) tenga una licenciatura en Hostelería. El asunto es que, ni Ferrán Adrià estarìa dispuesto a llevar una cocina por mil euros al mes, ni un pequeño Restaurante que comienza puede permitirse pagar el sueldo al que aspira un reconocido Chef para encargarse de la cocina.

Otro error, es el tipo de cocina que se va a ofrecer, desde los más imaginativos que deciden ofrecer platos “Del Este de Laponia, porque aquí de eso no hay” sin haber hecho un estudio de mercado, sin siquiera saber si en el barrio vive algún Laponés que extrañe la comida de su tierra. Pasando por armar una carta donde inexplicablemente se juntan Nachos con Guacamole, Pizza Napolitana y Sushi.

También he visto situaciones donde los empresarios son flamantes egresados de alguna prestigiosa escuela de cocina, donde al parecer (digo al parecer porque, aunque si he tomado cursos sueltos en algunas de estas escuelas, no he cursado la carrera) se lleva a la gente a pensar que se gradúan de “Chef” (II.− Personne qui est à la tête de quelque chose. A.− Personne qui tient le premier rang.) cosa que en cambio es una cualidad que se adquiere, es como si un recién egresado de una facultad de ingeniería dijera “me acabo de graduar de Director de Proyectos”. Todo lo anterior, en muchos casos, convierte el espíritu emprendedor de unos compañeros de clase, en una lucha de egos, que termina por truncar el sueño cocinado a fuego lento en las aulas de un Instituto Culinario.

Para no aburrir tanto a la audiencia, dejaré hasta aquí esta entrega, para después en otras abundar sobre las otras razones.

Chocolate Caliente para el Alma y el Cuerpo

Como decía el otro día en mi cuenta de Twitter (@AngelCocinero), una ola de frío polar se ha posesionado de la Península Ibérica adelantando, casi un mes, el invierno. Llegando esta temporada, nada mejor para combatir el frío que un goloso, espeso y humeante Chocolate Caliente. En mi humilde opinión, pocos saben preparar un Chocolate Caliente mejor a los que se ofrecen en los locales de Boston, Massachusetts (supongo que la habilidad de hacer un buen chocolate caliente es inversamente proporcional a los grados que marca el mercurio).

Credit: Courtesy of Max Brenner

Rebuscando en la Super autopista de la información he dado con esta Receta de Chocolate Caliente de Max Brenner, una cadena de cafés y chocolaterías originaria de Boston. Este es mi ideal de chocolate caliente, sobre todo comparado con lo que me han servido en algunos sitios que se asemeja más a un nesquick o colacao caliente, que a una humeante taza de espeso chocolate.


Receta:

  • 2 Cucharadas de Almidón de Maíz (Maizena)
  • 2 1/2 tazas de leche
  • 1 taza de azucar
  • 2 Yemas de Huevo
  • 1 vaina de vainilla cortada longitudinalmente o una cucharadita de extracto de vainilla
  • 200 g de Chocolate de Taza ( o al 75% de cacao)
  • 1 taza de leche (para derretir el chocolate

Preparación:

En un bol pequeño, agregue 1/2 de leche, espolvoree con el almidón de maíz, agregue las yemas y el azúcar y con un batidor de alambre o tenedor mezcle hasta disolver.

Las otras 2 tazas de leche las agregaremos, junto a la vaina de vainilla (si usas extracto resérvalo para luego) a una cacerola de fondo grueso, que llevaremos a hervir a fuego medio bajo hasta que comience apenas a burbujear. Comenzado el hervor, retire la vaina de vainilla, rascando las semillas para que caigan dentro de la leche. Después, fuera del fuego, agregar lentamente la mezcla de yemas, mezclando el todo con el batidor de alambre.

Regresar la cacerola al fuego, removiendo frecuentemente hasta que la salsa rompa a hervir, aproximadamente 3 minutos y retirar del fuego. Si vamos a usar el extracto de vainilla este es el momento para agregarlo y mezclar la salsa, si hemos usado las semillas conviene filtrar usando un “chino”.

Por ultimo, hervir la taza de leche restante, fuera del fuego agregar el chocolate (previamente cortado en trozos) y mezclar hasta obtener una salsa de chocolate. Unir la salsa de chocolate con la salsa de vainilla y mezclar hasta obtener una mezcla suave y homogénea.

Podemos intervenir este Chocolate Caliente con sabores: frambuesa, canela, jengibre. O decorar con “nubes” (marshmallows).

Catalonian Vegetarian Recipes

Dedicated to the folks of The Healthy Helping who apparently had some trouble finding vegetarian cuisine options on their last visit to Barcelona. I know, if you think of Barcelona or Spanish cuisine in general you’ll think of Paella, Cured Ham, Chorizo, Butifarra and so on. But I can assure veggies are also worshipped on this side of the Atlantic.

I suggested them to try some catalonian traditional dishes that are 100% vegetarian, to try on their next visit to the city. In the meanwhile they asked me for some recipes to try at home. You may find them bellow

Pà amb tomaquet: (Bread with tomato)

800px-Pa_amb_tomàquet_-_001

This is the most traditional and simple dish, commonly served as an starter or a side dish. All you need is a nice loaf of peasant bread, a ripe tomato, a drizzle of extra virgin olive oil and a pinch of salt (you can top it a notch with a clove of garlic).

I  usually start by toasting the bread, that helps prevent bread disintegration during rubbing and add crunchiness. If you do so, as soon as you get your golden brown toast you can (only if you like garlic) cut off the bottom of the garlic clove and rub it (the bottomless clove) to the top face of the toast, then rub half tomato (cut face down) until you get a nice coat of tomato pulp on the toast and only the tomato skin on your hand. At this point you are ready to season your pà amb tomaquet with salt and a generous drizzle of EVOO.

Calçots: (Barbecued green Onions)

800px-Calcotada

This dish consist literally on barbecue green onions, just rip the churned skin and eat the white part of the onion with your bare hand. Traditionally for the calçotada (celebration of this green onions harvest season) a dipping sauce named Romesco is prepared to dip the calçots once cooked. here is the recipe

Romesco Sauce

  • 2 Small ripe tomatoes
  • 1 Garlic head
  • 1 Garlic clove
  • 1 Jar of roasted peppers (drained)
  • 1 tablespoon of powdered pimento (paprika may work as well but make sure is not the hot one)
  • 2 slices of fried bread
  • a dozen of roasted almonds
  • a dozen of roasted hazelnuts
  • Extra Virgin Olive Oil (EVOO)
  • A gentle drizzle of Wine Vinegar
  • Salt

On a flat baking sheet set the tomatoes (make first a cross-like incision on the bottom this will help later to peel them) and the garlic head, drizzle with EVOO and take the tray to an oven preheated to 180 ºC for 15 min. Then peel the tomatoes and garlic skin and let cool down to room temperature. Set aside

On an ideal world you’ll work the nuts with a mortar to the point yo can still distinguish the small crumbs of almonds and hazelnut. If you don’t have the time (or patience) just put everything (roasted tomatoes, garlic, roasted pepper, fried bread, nuts, EVOO, Vinegar and salt) on a blender or food processor and mix until you get a really smooth paste. If you want the sauce to be lighter (runnier) can add some more vinegar and/or oil (or even the roasted pepper’s water) little by little making sure the taste is right.

This sauce can also work perfectly as a sandwich spread or salad dressing.

Macarrones con Atún

Del 30 de Noviembre al 1º de Diciembre 2012 la Fundación Banc dels Aliments de Barcelona hará una recogida de alimentos para las personas menos favorecidas en los principales Supermercados de Cataluña. Para optimizar el uso que puedan hacer las personas de los alimentos, nos han pedido una receta que sea gustosa, económica y posible de preparar con los alimentos recogidos (principalmente: Aceite, conservas de pescado, legumbres secas y leche)

Propongo esta receta que nos preparaba la mamá de un amigo cuando, en tropel, invadíamos su casa para “estudiar”.

Receta:

  • 1 lata mediana (aprox. 400g) de tomates (triturados, en trozos o pelados)
  • 1 cebolla mediana picada en cubos muy finos
  • 2 dientes de ajo picados finamente (se puede sustituir por 1/4 de cucharadita de ajo en polvo)
  • 1/2 Kg de Pasta Corta (Macarrones, Penne, Rigatones, Codos, etc)
  • 2 Cucharadas de Sal para cocinar la pasta
  • 2 Hojas de Albahaca (podemos usar una cucharadita de oregano seco o una hoja de Laurel, si usamos Laurel se debe retirar al completar la preparación de la salsa)
  • Sal y Pimienta al gusto
  • 3 Latas pequeñas de Atún (+/- 250grs)
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Preparación:

En una sartén grande y de fondo grueso, sofreir la cebolla y el ajo en la cucharada de aceite de oliva, removiendo ocasionalmente. Una vez la cebolla comience a transparentar, y el ajo comience a coger color, agregar la lata de tomates (si enteros, picarlos en cubos antes de echarlos a la sartén). Condimentar con sal, pimienta y la aromatica seleccionada (albahaca, oregano, laurel), bajar el fuego y remover ocasionalmente.

En una olla alta poner a hervir agua suficiente como para cubrir la pasta, al entrar en ebullición agregar las 2 cucharadas de sal, la pasta y remover. Cocinar durante el tiempo recomendado por el fabricante removiendo ocasionalmente.

Faltando 2 minutos para que la pasta esté en su punto, escurrir el atún y agregarlo a la salsa, apagar el fuego y remover suavemente para que el atún no se desmorone del todo. Cuando la pasta esté lista, escurrirla y mezclarla con la salsa.

Servir en platos hondos, se puede usar alguna ramita de perejil para decorar.

PS: La Receta debería rendir para unos 4-6 platos