Caserola de Pimientos Rellenos

IMG_1023.jpg

Domingo, son las 14:00 y no tengo ni idea de que preparar para la comida. Abro la nevera y veo que tengo: Pimientos, arroz blanco cocido, media lata de tomates triturados que ya van para una semana de estar allí. Entonces, me fui a Pinterest y la vi, una receta de Pimientos “rellenos”, sin el trabajo que da asarlos, quitarle las semillas y, efectivamente, rellenarlos.

Tuve que hacer algunos retoques a la receta, para que, a mi gusto, tuviese más sabor “Italiano” (como quitarle el queso crema y limitarlo a mozzarella, por ejemplo).

Con los ajuste de rigor, os dejo esta receta que os permitirá montar un platazo de aprovechamiento en menos de una hora:

Ingredientes:
– 500g de Carne Picada (Vacuno, Cerdo, mezcla, Pavo, Pollo, etc.)
– 3 Pimientos Verdes de freír (o italianos).
– 1 Cebolla Mediana
– 3 dientes de ajo picado
– 1 Cucharada de Aceite de Oliva
– Sal y pimienta al gusto
– 2 Tazas de Arroz Blanco de grano largo, ya cocido.
– 2 Tazas de Tomate Triturado o Passata
– 1-1/2 Tazas de mozzarella rallada (o Emmental rallado, o mezcla)

Instrucciones:
Pre-calentamos el horno a 200ºC.

Pasamos a sofreir en una sartén, con un chorro de aceite de Oliva, la cebolla picada en brunoise; los pimientos, cortados gruesos para que destaquen al final de la cocción, puedes cortarlo a la mitad longitudinalmente, luego cada mitad, de nuevo, longitudinalmente, para acabar con cortes horizontales que nos den trozos de 1 cm por lado, los 3 dientes de ajo picados muy finos; revolveremos ocasionalmente por 3-5 minutos o hasta que la cebolla esté traslucida. En este punto agregaremos la carne*, asegurándonos con un cucharón de madera que esté bien separada y esparcida por el fondo de la sartén.

Una vez la carne esté dorada (si ha soltado mucho líquido lo escurriremos primero), agregaremos el tomate, salpimentaremos, y subiremos la llama a fuego medio-alto, para dejar cocer unos 10 min, o hasta que parte del liquido se haya evaporado y la salsa empiece a espesar.

Acto seguido, agregamos el arroz cocido y la mitad del queso, le damos un par de vueltas con el cucharón y apartamos del fuego.

Para terminar, pasaremos el compuesto a un molde previamente engrasado, espolvorearemos el resto del queso**, y llevaremos al horno por unos 25 min o hasta que el queso haya gratinado.

Servir, preferentemente, tibio, acompañado de una ensalada de brotes verdes y tomates cherry.

* Para una versión vegetariana, podemos sustituir la carne por lentejas o alubias rojas.

** Un par de cucharadas rasas de Parmiggiano Reggiano rallado, os ayudará a lograr esa crosta dorada, como la de la foto, aparte de aportar sabor y un perfume que atraerá a los comensales a la mesa como en los dibujos animados 🙂

Si os animáis a prepararlo, subid vuestras fotos y etiquetarme en Instagram @AngelCocinero Y si tenéis comentarios o preguntas podéis dejarlos en este post.

Buon appetito!

Anuncios

Cómo sustituir la Mantequilla por Aceite en las recetas de Repostería

En esta onda de intentar comer de forma más saludable, me he llevado no pocos fiascos intentando sustituir ingredientes, sobretodo a la hora de sustituir la Mantequilla por Aceite. Lo peor fue intentar hacer una masa tipo brioche que “escupía” aceite cada vez que intentaba manipularla. 

A mi rescate llegó este post del Blog Giallo Zafferano, que explica en forma sencilla cómo sustituir la Mantequilla por Aceite (de semillas o de oliva) sin morir en el intento.

María nos explica que la proporción optima de sustitución matequilla-aceite es de 80%, es decir 10 a 8 o, dicho de otra manera, cada 100 g de mantequilla se pueden sustituir perfectamente con 80 g de aceite.

Dicho así puede sonar complicado, pero créanme que no lo es. Existe una fórmula matemática que nos ayudará a calcular la proporción exacta, dependiendo de la receta:

Cantidad de Mantequilla requerida por la Receta * 80/100

Por ejemplo: si la receta establece que hacen falta 150 g de mantequilla y queréis sustituirla por aceite, hay que multiplicar 150*80/100,  lo que os dará un resultado de 120 g de aceite en sustitución de 150 g de mantequilla.

Si se quiere ser perfeccionistas, habrá también que tomar en cuenta que la tasa de hidratación de la mantequilla es diferente a la del aceite, básicamente porque la Mantequilla contiene, aproximadamente, un 20% de agua mientras que el Aceite apenas roza un 1%. Por lo que habría que ajustar la proporción de líquidos (agua, leche, nata, huevos, etc.) añadiendo unos 18 g de líquido por cada 100 g de Mantequilla previstos por la receta original.

Si no queréis romperos mucho la sesera, la tabla* a continuación contiene las sustituciones para las proporciones más habituales de Mantequilla encontrada en las diferentes recetas:

tabella-conversione-burro-olio.jpg

Espero que os sea de tanta utilidad como a mi.

* Burro = Mantequilla / Olio = Aceite

Crema Casera de Cacao y Avellanas

IMG_0954.jpg

Todo empezó siguiendo en Instagram a Ana Cristina mejor conocida como @laasaltante de Dulces y a @cocinandosabores quienes lanzan el reto de hacer una Crema de Cacao y Avellanas casera, para usar en diferente recetas o para comer directamente del tarro vamos 😛

“Da buon italiano” poner en entredicho a la tradicional Nutella del Signor Pietro Ferrero es casi un sacrilegio. Sin embargo, siempre me han gustado los retos y hace tiempo que pensaba a una alternativa, sin tantos aditivos (la Nutella de nuestros días desafortunadamente los tiene a manos llenas) y sin azúcares refinados.

Después de estudiar muchas recetas, encontré ésta de de Ella Mills (@deliciouslyella), que en realidad es una actualización de una receta más complicada que proponía ella, anteriormente, con Dátiles y otros ingredientes. Esta versión me cautivó por su simplicidad (sólo 3 ingredientes).

IMG_0950.jpgIngredientes:

2 Tazas de Avellanas (380g apróx.)
1/2 Taza de Sirope de Arce
3 Cucharadas de Cacao en Polvo

Preparación:

Pondremos las Avellanas en una sarten a fuego medio por unos10 minutos, controlando de tanto en tanto que no se nos vayan a quemar, de lo contrario cogerían un sabor amargo.

IMG_0947.jpg

Si compras las Avellanas ya tostadas 3-5 minutos serán suficientes para que tomen temperatura y se liberen los aceites esenciales que necesitamos para la crema. Una vez fuera del horno las dejaremos enfriar a temperatura ambiente. Estando todavía tibias podemos pelarlarlas si queremos una crema más lisa, aunque también podemos dejar la piel para aprovechar todos los nutrientes de este fruto. En este caso la crema tendrá una textura algo más grumosa.IMG_0948.jpg

Seguidamente, pondremos las Avellanas en una procesadora donde las trabajaremos por unos 10* minutos hasta obterner una crema de una textura similar a la Mantequilla de Cacahuetes.

IMG_0951.jpgPasaremos la crema a un bol, donde añadiremos poco a poco el Sirope de Arce, asegurándonos de ir mezclando constantemente hasta que los dos ingredientes se combinen. Luego haremos lo mismo con el Cacao en Polvo (ojo, para esta receta no nos vale ni el ColaCao ni el Nesquick, tampoco hace falta rascarse mucho el bolsillo, el del mercadona sale a unos 3€ el bote de 250g ), añadiendo una cucharada a la vez y mezclando constantemente hasta obtener una Crema espesa y lisa.

Guardándola en un recipiente hermético puedo durar hasta dos semanas en el frigo**.

Espero vuetros comentarios si probais la receta. Y si subís las fotos a Instagram podéis etiquetarme @AngelCocinero y usar la etiqueta del reto #estosieslacremdelacrem

* A menos que tengas una procesadora muy potente, te recomiendo que hagas pausas cada 30 segundos para bajar, con una espatula o cuchara, la pasta que se va quedando en las paredes del recipiente y para que el motor de la procesadora descanse, no nos la vayamos a cargar. Y si tienes una batidora “low cost” (como la mia) o que ha visto tiempo mejores, te recomiendo seguir el consejo de @CocinandoSabores y triturar un poco las Avellanas con la ayuda de un mortero o disponiéndolas en un paño de cocina para luego machacarlas con un rodillo. Tu procesadora/robot de cocina te lo agradecerá 🙂

IMG_0949.jpg

**Antes de usarla habrá que dejarla unos minutos fuera del frigo para que coja temparatura y vuelva a ser maleable.

Nota final: El resultado que obtendréis siguiendo esta receta, y procesando las Avellanas con un batidora de mano como la de las fotos se parece más a una pasta compacta (parecida al mazapán), que al de una crema fluida como la “Nutella”. Podéis intentar otro truco de @cocinandosabores que es el de pasar la Crema resultante por un colador de malla fina, para obtener una consistencia más refinada. Eso sí, el sabor y el aroma es espectacular, de los dos botes que salieron de la receta, uno ya se “evaporo” a cucharadas 😀