Caserola de Pimientos Rellenos

IMG_1023.jpg

Domingo, son las 14:00 y no tengo ni idea de que preparar para la comida. Abro la nevera y veo que tengo: Pimientos, arroz blanco cocido, media lata de tomates triturados que ya van para una semana de estar allí. Entonces, me fui a Pinterest y la vi, una receta de Pimientos “rellenos”, sin el trabajo que da asarlos, quitarle las semillas y, efectivamente, rellenarlos.

Tuve que hacer algunos retoques a la receta, para que, a mi gusto, tuviese más sabor “Italiano” (como quitarle el queso crema y limitarlo a mozzarella, por ejemplo).

Con los ajuste de rigor, os dejo esta receta que os permitirá montar un platazo de aprovechamiento en menos de una hora:

Ingredientes:
– 500g de Carne Picada (Vacuno, Cerdo, mezcla, Pavo, Pollo, etc.)
– 3 Pimientos Verdes de freír (o italianos).
– 1 Cebolla Mediana
– 3 dientes de ajo picado
– 1 Cucharada de Aceite de Oliva
– Sal y pimienta al gusto
– 2 Tazas de Arroz Blanco de grano largo, ya cocido.
– 2 Tazas de Tomate Triturado o Passata
– 1-1/2 Tazas de mozzarella rallada (o Emmental rallado, o mezcla)

Instrucciones:
Pre-calentamos el horno a 200ºC.

Pasamos a sofreir en una sartén, con un chorro de aceite de Oliva, la cebolla picada en brunoise; los pimientos, cortados gruesos para que destaquen al final de la cocción, puedes cortarlo a la mitad longitudinalmente, luego cada mitad, de nuevo, longitudinalmente, para acabar con cortes horizontales que nos den trozos de 1 cm por lado, los 3 dientes de ajo picados muy finos; revolveremos ocasionalmente por 3-5 minutos o hasta que la cebolla esté traslucida. En este punto agregaremos la carne*, asegurándonos con un cucharón de madera que esté bien separada y esparcida por el fondo de la sartén.

Una vez la carne esté dorada (si ha soltado mucho líquido lo escurriremos primero), agregaremos el tomate, salpimentaremos, y subiremos la llama a fuego medio-alto, para dejar cocer unos 10 min, o hasta que parte del liquido se haya evaporado y la salsa empiece a espesar.

Acto seguido, agregamos el arroz cocido y la mitad del queso, le damos un par de vueltas con el cucharón y apartamos del fuego.

Para terminar, pasaremos el compuesto a un molde previamente engrasado, espolvorearemos el resto del queso**, y llevaremos al horno por unos 25 min o hasta que el queso haya gratinado.

Servir, preferentemente, tibio, acompañado de una ensalada de brotes verdes y tomates cherry.

* Para una versión vegetariana, podemos sustituir la carne por lentejas o alubias rojas.

** Un par de cucharadas rasas de Parmiggiano Reggiano rallado, os ayudará a lograr esa crosta dorada, como la de la foto, aparte de aportar sabor y un perfume que atraerá a los comensales a la mesa como en los dibujos animados 🙂

Si os animáis a prepararlo, subid vuestras fotos y etiquetarme en Instagram @AngelCocinero Y si tenéis comentarios o preguntas podéis dejarlos en este post.

Buon appetito!

Anuncios

Crema Casera de Cacao y Avellanas

IMG_0954.jpg

Todo empezó siguiendo en Instagram a Ana Cristina mejor conocida como @laasaltante de Dulces y a @cocinandosabores quienes lanzan el reto de hacer una Crema de Cacao y Avellanas casera, para usar en diferente recetas o para comer directamente del tarro vamos 😛

“Da buon italiano” poner en entredicho a la tradicional Nutella del Signor Pietro Ferrero es casi un sacrilegio. Sin embargo, siempre me han gustado los retos y hace tiempo que pensaba a una alternativa, sin tantos aditivos (la Nutella de nuestros días desafortunadamente los tiene a manos llenas) y sin azúcares refinados.

Después de estudiar muchas recetas, encontré ésta de de Ella Mills (@deliciouslyella), que en realidad es una actualización de una receta más complicada que proponía ella, anteriormente, con Dátiles y otros ingredientes. Esta versión me cautivó por su simplicidad (sólo 3 ingredientes).

IMG_0950.jpgIngredientes:

2 Tazas de Avellanas (380g apróx.)
1/2 Taza de Sirope de Arce
3 Cucharadas de Cacao en Polvo

Preparación:

Pondremos las Avellanas en una sarten a fuego medio por unos10 minutos, controlando de tanto en tanto que no se nos vayan a quemar, de lo contrario cogerían un sabor amargo.

IMG_0947.jpg

Si compras las Avellanas ya tostadas 3-5 minutos serán suficientes para que tomen temperatura y se liberen los aceites esenciales que necesitamos para la crema. Una vez fuera del horno las dejaremos enfriar a temperatura ambiente. Estando todavía tibias podemos pelarlarlas si queremos una crema más lisa, aunque también podemos dejar la piel para aprovechar todos los nutrientes de este fruto. En este caso la crema tendrá una textura algo más grumosa.IMG_0948.jpg

Seguidamente, pondremos las Avellanas en una procesadora donde las trabajaremos por unos 10* minutos hasta obterner una crema de una textura similar a la Mantequilla de Cacahuetes.

IMG_0951.jpgPasaremos la crema a un bol, donde añadiremos poco a poco el Sirope de Arce, asegurándonos de ir mezclando constantemente hasta que los dos ingredientes se combinen. Luego haremos lo mismo con el Cacao en Polvo (ojo, para esta receta no nos vale ni el ColaCao ni el Nesquick, tampoco hace falta rascarse mucho el bolsillo, el del mercadona sale a unos 3€ el bote de 250g ), añadiendo una cucharada a la vez y mezclando constantemente hasta obtener una Crema espesa y lisa.

Guardándola en un recipiente hermético puedo durar hasta dos semanas en el frigo**.

Espero vuetros comentarios si probais la receta. Y si subís las fotos a Instagram podéis etiquetarme @AngelCocinero y usar la etiqueta del reto #estosieslacremdelacrem

* A menos que tengas una procesadora muy potente, te recomiendo que hagas pausas cada 30 segundos para bajar, con una espatula o cuchara, la pasta que se va quedando en las paredes del recipiente y para que el motor de la procesadora descanse, no nos la vayamos a cargar. Y si tienes una batidora “low cost” (como la mia) o que ha visto tiempo mejores, te recomiendo seguir el consejo de @CocinandoSabores y triturar un poco las Avellanas con la ayuda de un mortero o disponiéndolas en un paño de cocina para luego machacarlas con un rodillo. Tu procesadora/robot de cocina te lo agradecerá 🙂

IMG_0949.jpg

**Antes de usarla habrá que dejarla unos minutos fuera del frigo para que coja temparatura y vuelva a ser maleable.

Nota final: El resultado que obtendréis siguiendo esta receta, y procesando las Avellanas con un batidora de mano como la de las fotos se parece más a una pasta compacta (parecida al mazapán), que al de una crema fluida como la “Nutella”. Podéis intentar otro truco de @cocinandosabores que es el de pasar la Crema resultante por un colador de malla fina, para obtener una consistencia más refinada. Eso sí, el sabor y el aroma es espectacular, de los dos botes que salieron de la receta, uno ya se “evaporo” a cucharadas 😀

Focaccia Rellena a la Sarten (Sciué Sciué)

Focaccia Ripiena in PadellaLa Cena suele ser el único momento del día que, en casa, compartimos juntos alrededor de la mesa.

Por eso, trato que cada Cena sea nutritiva a la vez que original. Y, ahora que va cambiando el clima, mi familia también agradece que se trate de un plato calentito y reconfortante.

Pero, también es cierto, que el ritmo de vida que llevamos hace que cada vez tengamos menos tiempo para dedicarle a la preparación de esta importante comida. De allí lo de Sciué Sciué que en dialecto Napolitano se refiere a algo que se hace rápidamente, con simplicidad, sin tomárselo muy en serio, pero con un resultado muy satisfactorio.

Esta Focaccia Rellena a la Sartén, es una receta tomada del Blog de ChiaraPassion que podemos montar en el tiempo que le tomará, a alguno de los comensales, ayudarnos a poner la mesa.

Ingredientes:

Para la Masa:
250 g de Harina de Trigo
100 ml de agua
50 ml de leche (sustituible por cualquier alternativa vegetal)
1/2 sobre (o 1 cucharadita) de Polvo de Hornear
1/2 cucharadita de Azúcar
1 Cucharada de Aceite de Oliva Virgen Extra
1 cucharadita de sal

Para el Relleno:
(Propuesta)
100 g de Jamón Cocido
80 g de Queso Mozzarella
Una taza de Espinacas ya cocidas

Preparación:

En un bol añade la harina (si se te dan bien los cortes, yo suelo usar 1/5 de Espelta y el resto de Trigo), el polvo de hornear, el azúcar y la sal; añade el agua, la leche, el aceite y mezcla hasta obtener una bola de masa compacta.

Pasamos la masa a la superficie de trabajo, a la que habremos espolvoreado con un poco de harina. Divide la bola en dos partes, asegurándote que una parte sea más grande (la base) que la otra (la tapa).

Extiende las dos partes de la masa, hasta formar dos discos de 2 a 3 milimetros de grosor. Engrasa la sartén (yo uso una de 26cm de diámetro) y posiciona el disco base como si fuese una tarta.

Es el momento del relleno, en este caso escogimos Jamón Cocido, Espinacas y Mozzarella. Aunque en realidad puedes dar rienda suelta a tu imaginación, la de la imagen que encabeza este post está rellena con un guiso que me había sobrado de Secreto de Cerdo y Aceitunas, la única precaución sería asegurarse que el relleno no tenga mucha agua/salsa, para que no rompa la masa.

Una vez tengamos en relleno sobre la base, colocaremos la “tapa” y sellaremos plegando los bordes de la base, hacia adentro y por encima de la tapa. Haremos también unos agujeros a la tapa con un tenedor para que se escape el vapor.

Para terminarla, cerraremos la sartén con su tapa (o alguna que tengamos del mismo diámetro) y coceremos a fuego medio por aproximadamente 5-6 minutos (guiaros por el olfato). Luego la giraremos, como si fuese una tortilla de patatas para dejarla en el fuego, esta vez sin tapa, durante 5 minutos más.

Se puede servir como plato único o acompañado por una ensalada.

Espero vuestros comentarios de como os ha quedado.

¡Que aproveche!

 

Minestra con Patatas y Guisantes


Imagen tomada de http://www.lospicchiodaglio.it

Un clásico de mi madre, especialmente cuando llegaba aquella época del mes en la que había que apretarse el cinturón. En su versión original Pasta e Patate, era precisamente eso pasta, patatas y alguna aromática que servían para saciar las tripas de las familias numerosas, como la de mi padre, en la Sicilia de la post-guerra. Mi madre la adaptó con un sofrito de ajo y guisantes frescos o congelados. Si la economía familiar lo permitía, potenciaba el sofrito con carne picada o bacon.

Por eso quiero proponer esta receta, ahora que llega el verano y a la hora de la comida somos más los que nos sentamos a la mesa. Un plato gustoso con el que poder alimentar, equilibradamente, a nuestra familia por apróx. 1€ por boca (barra de pan incluída). Calculado usando la nueva app caprabocasa disponible para iOS y Android.

Ingredientes para 5-6 personas:

  • 500grs. de Pasta Corta (Coditos, Macarrones, etc)
  • 400grs. de Patatas blancas (para guisar)
  • 250grs. de Guisantes (frescos o congelados)
  • 1-2 dientes de Ajo
  • Pizca de Sal
  • Pizca de Pimienta
  • Ramita de tomillo fresco o pizca de tomillo seco (o la aromática que más te guste)
  • 1 chorro de Aceite de Oliva para el sofrito

Opcional:

  • 150grs. de Carne Picada o Bacon

Preparación:

En una olla echaremos un chorro de aceite de oliva que cubra el fondo, al que echaremos el ajo picado fino (se puede también poner entero y retirar al final de la cocción). A fuego medio bajo pondremos a dorar el ajo mientras picamos en cubos las patatas, previamente lavadas y peladas. Una vez el ajo coja color, sería el momento de agregar la carne o el bacon si se quiere y una vez dorado agregar las patatas. Si nos vamos por la versión vegetariana, agregaremos las patatas una vez que el ajo coja un color dorado ligero, y removeremos hasta que las patatas cojan también un ligero color oro.

Si vamos a usar guisantes frescos los agregaremos, pelados y lavados, en este punto (Si son congelados los echaremos a 10 minutos de acabar la cocción) y cubriremos con agua las patatas, no sin antes salpimentar y agregar el tomillo o la aromática de nuestra elección. Manteniendo el fuego medio-bajo durante 15 a 20 minutos o hasta que las patatas estén cocidas y firmes.

En otra olla cocinaremos la pasta, según las indicaciones del empaque, hasta que esté al dente. Una vez cocinada la escurriremos bien y la incorporaremos al guiso ya apagado.

Serviremos en plato hondo y para la decoración podemos usar corazones de pan, queso rayado o ramitas dehierbas frescas al gusto.

Chocolate Caliente para el Alma y el Cuerpo

Como decía el otro día en mi cuenta de Twitter (@AngelCocinero), una ola de frío polar se ha posesionado de la Península Ibérica adelantando, casi un mes, el invierno. Llegando esta temporada, nada mejor para combatir el frío que un goloso, espeso y humeante Chocolate Caliente. En mi humilde opinión, pocos saben preparar un Chocolate Caliente mejor a los que se ofrecen en los locales de Boston, Massachusetts (supongo que la habilidad de hacer un buen chocolate caliente es inversamente proporcional a los grados que marca el mercurio).

Credit: Courtesy of Max Brenner

Rebuscando en la Super autopista de la información he dado con esta Receta de Chocolate Caliente de Max Brenner, una cadena de cafés y chocolaterías originaria de Boston. Este es mi ideal de chocolate caliente, sobre todo comparado con lo que me han servido en algunos sitios que se asemeja más a un nesquick o colacao caliente, que a una humeante taza de espeso chocolate.


Receta:

  • 2 Cucharadas de Almidón de Maíz (Maizena)
  • 2 1/2 tazas de leche
  • 1 taza de azucar
  • 2 Yemas de Huevo
  • 1 vaina de vainilla cortada longitudinalmente o una cucharadita de extracto de vainilla
  • 200 g de Chocolate de Taza ( o al 75% de cacao)
  • 1 taza de leche (para derretir el chocolate

Preparación:

En un bol pequeño, agregue 1/2 de leche, espolvoree con el almidón de maíz, agregue las yemas y el azúcar y con un batidor de alambre o tenedor mezcle hasta disolver.

Las otras 2 tazas de leche las agregaremos, junto a la vaina de vainilla (si usas extracto resérvalo para luego) a una cacerola de fondo grueso, que llevaremos a hervir a fuego medio bajo hasta que comience apenas a burbujear. Comenzado el hervor, retire la vaina de vainilla, rascando las semillas para que caigan dentro de la leche. Después, fuera del fuego, agregar lentamente la mezcla de yemas, mezclando el todo con el batidor de alambre.

Regresar la cacerola al fuego, removiendo frecuentemente hasta que la salsa rompa a hervir, aproximadamente 3 minutos y retirar del fuego. Si vamos a usar el extracto de vainilla este es el momento para agregarlo y mezclar la salsa, si hemos usado las semillas conviene filtrar usando un “chino”.

Por ultimo, hervir la taza de leche restante, fuera del fuego agregar el chocolate (previamente cortado en trozos) y mezclar hasta obtener una salsa de chocolate. Unir la salsa de chocolate con la salsa de vainilla y mezclar hasta obtener una mezcla suave y homogénea.

Podemos intervenir este Chocolate Caliente con sabores: frambuesa, canela, jengibre. O decorar con “nubes” (marshmallows).

Sopa de Calabaza con Jengibre

Por estos días que el invierno comienza a asomar sus intenciones, suelen provocar una sopa untuosa y bien caliente. Aprovechando la cercanía de Halloween, quería proponerles una Sopa de Calabaza con Jengibre:

copyright Andrew Scrivani for The New York Times

Receta:

  • 1 Cucharada de Aceite de Girasol
  • 1 Cebolla mediana picada finamente
  • 1 Zanahoria picada en dados pequeños
  • 1kg de Calabaza (de invierno) pelada
  • 2 dientes de Ajo picados muy fino
  • 2 Cucharadas de Jengibre fresco, picado finamente
  •  6 y 1/2 tazas de Agua, Caldo de Pollo o Verduras
  • 1/3 de Taza de Arroz
  • Sal y pimienta al gusto
  • Pizca de Nuez Moscada
  • El zumo de media Lima
  • 4-6 Cucharadas de Yogurt Natural (o Nata Fresca para Cocinar o Queso Fresco)

Preparación:

Calentar a fuego medio el aceite en una Olla grande y de fondo grueso, añadir la cebolla y la zanahoria. Cocinar, revolviendo ocasionalmente, hasta que los vegetales de ablanden, aprox. 5 min. Agregar la calabaza, el ajo y el jengibre, revolver hasta que la mezcla haya incorporado todos los aromas, aprox 1 minuto.

Añadir el agua o caldo, el arroz y sal al gusto, al romper el hervor bajar el fuego y dejar cocinar por 45min – 1hora, hasta que la calabaza esté tierna.

Usando una batidora de mano o una liquadora, procesar la sopa hasta obtener un puré homogéneo. Probar y rectificar de sal y pimienta, si se desea que la sopa sea más ligera agregar un poco de agua/caldo.

Servir en platos para sopa y agregar una cucharada ( o más al gusto) de yogurt natural (o queso, o nata) y dar un par de vueltas a la cuchara, en el sentido de las agujas del reloj. Exprimir un par de gotas de zumo de lima sobre cada plato y espolvorear una mínima pizca de nuez moscada

PS: La Receta debería rendir para unos 4-6 platos