Bizcocho Saludable de Chocolate

26865936_142566526431929_590751281023287296_n.jpg

Aunque si en casa quedó “bautizado” como Brownie de Chocolate fit. En realidad tiende más a un bizcocho, alto y esponjoso, que a un brownie per se.

La receta está inspirada en un Instagram Story the @cuinamarieta donde proponía un bizcocho ligero, para cubrir nuestros antojos de chocolate, sin luego tener remordimiento por las calorías consumidas.

He experimentado un poco con la receta, y al final he acabado con 3 versiones que, de momento, se llevan un notable de los comensales que las han probado. Las versiones nacen de la sustitución de ingredientes, para limitar lo más posible la presencia de harinas procesadas, grasa y azúcar.

La preparación no tiene mayor secreto que mezclar los ingredientes secos y húmedos por separado, y al final incorporar los secos (harina, cacao, levadura química y sal) en 2 partes a la crema formada por los huevos, aceite y el “azúcar” escogido. Pasarlo a un molde y llevarlo a un horno pre-calentado a 180º por 20 minutos.

Opción 1:

  • 80 gramos de harina de maíz refinada (maizena).
  • 80 gramos de sirope de arce o agave.
  • 80 gramos de aceite de oliva.
  • 3 huevos.
  • 35 gramos de cacao en polvo desgrasado y sin azúcar.
  • 1 cucharadita de levadura química (polvo de hornear)
  • ¼ de cucharadita de sal.

Opción 2:

  • 80 gramos de harina de avena (avena molida en una licuadora o procesador).
  • 80 gramos de sirope de arce o agave.
  • 80 gramos de aceite de oliva.
  • 3 huevos.
  • 35 gramos de cacao en polvo desgrasado y sin azúcar.
  • 1 cucharadita de levadura química (polvo de hornear)
  • ¼ de cucharadita de sal.

Opción 3:

  • 80 gramos de harina de avena o maíz.
  • 100 gramos de dátiles.
  • 2 cucharadas de leche o bebida vegetal (soja, avena, almendras, etc)
  • 80 gramos de aceite de oliva.
  • 3 huevos.
  • 35 gramos de cacao en polvo desgrasado y sin azúcar.
  • 1 cucharadita de levadura química (polvo de hornear)
  • ¼ de cucharadita de sal.

Esta opción, requiere un poco más de preparación, ya que habría que remojar los dátiles por, al menos, 10 minutos en agua caliente; escurrirlos y procesarlos con un par de cucharadas de leche o bebida vegetal de preferencia, para que os quede una crema lisa y untuosa. Incorporar la crema al bol donde ya tendremos los huevos y el aceite, y mezclar bien con las varillas hasta que se incorpore el todo.

Advierto que en todas las versiones, el bizcocho no queda particularmente dulce, cosa que a mi me gusta particularmente. Si os gusta más dulce, podéis agregar una cucharada de Stevia a los ingredientes secos. Por experiencia, más de una os dejaría un retrogusto amargo.

Por último, si sois muy golosos, podéis agregar al final de 30 a 50 gramos de chocolate picado en trozos pequeños, para encontrar tropezones de chocolate derretido al morder. Mi última recomendación, si usáis chocolate con azúcar, habría que ajustar las cantidades de sirope o dátiles, para que la receta siga siendo “fit”.

Dejadme un comentario si probáis alguna de las opciones. O etiquetadme en Instagram @angelcocinero si subís fotos.

Anuncios

Cómo sustituir la Mantequilla por Aceite en las recetas de Repostería

En esta onda de intentar comer de forma más saludable, me he llevado no pocos fiascos intentando sustituir ingredientes, sobretodo a la hora de sustituir la Mantequilla por Aceite. Lo peor fue intentar hacer una masa tipo brioche que “escupía” aceite cada vez que intentaba manipularla. 

A mi rescate llegó este post del Blog Giallo Zafferano, que explica en forma sencilla cómo sustituir la Mantequilla por Aceite (de semillas o de oliva) sin morir en el intento.

María nos explica que la proporción optima de sustitución matequilla-aceite es de 80%, es decir 10 a 8 o, dicho de otra manera, cada 100 g de mantequilla se pueden sustituir perfectamente con 80 g de aceite.

Dicho así puede sonar complicado, pero créanme que no lo es. Existe una fórmula matemática que nos ayudará a calcular la proporción exacta, dependiendo de la receta:

Cantidad de Mantequilla requerida por la Receta * 80/100

Por ejemplo: si la receta establece que hacen falta 150 g de mantequilla y queréis sustituirla por aceite, hay que multiplicar 150*80/100,  lo que os dará un resultado de 120 g de aceite en sustitución de 150 g de mantequilla.

Si se quiere ser perfeccionistas, habrá también que tomar en cuenta que la tasa de hidratación de la mantequilla es diferente a la del aceite, básicamente porque la Mantequilla contiene, aproximadamente, un 20% de agua mientras que el Aceite apenas roza un 1%. Por lo que habría que ajustar la proporción de líquidos (agua, leche, nata, huevos, etc.) añadiendo unos 18 g de líquido por cada 100 g de Mantequilla previstos por la receta original.

Si no queréis romperos mucho la sesera, la tabla* a continuación contiene las sustituciones para las proporciones más habituales de Mantequilla encontrada en las diferentes recetas:

tabella-conversione-burro-olio.jpg

Espero que os sea de tanta utilidad como a mi.

* Burro = Mantequilla / Olio = Aceite