Pesto Pistacchio & Spinaci

IMG_1030 2.JPGReceta rápida, de esas para aligerar la despensa y el refrigerador.

Yo en este caso tenía a mano unos Rigatoni de la Garofalo, pero en realidad podéis usar cualquier tipo de pasta (spaghetti, penne, maltagliati, orecchiette, etc). También tenía unos pistachos de California (actualmente en España se le está dando particular impulso al cultivo de pistacho, debido al rendimiento de las plantas y a los multiples usos que se le puede dar a los frutos, si os interesa podemos hacer un post al respecto). Y, en el refrigerador, unos brotes de espinaca, que llevaban allí un par de días y me preocupaba que se fueran a poner mustios.

Con lo anterior, 4 dientes de ajo, unas hojas de albahaca de mi huerto urbano y chorro de Aceite EVO. Salió esta receta:

Ingredientes:

  • 500 grs. de Pasta
  • 1 taza de brotes de Espinaca.
  • 4 dientes de Ajo
  • 1 puñado de Pistachos pelados
  • 1 puñado de hojas de albahaca
  • 2 cucharadas de Aceite Extra Virgen de Oliva
  • 1 cucharada de queso Parmesano (o Grana Padano) rallado.
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Ponemos a hervir una olla con abundante agua, a la que añadiremos, una vez rompa el hervor, la sal y la pasta, que removeremos ocasionalmente; y dejaremos cocer durante el tiempo que indique el empaque (descontad un minuto si os gusta al dente como a mi)

IMG_1028 2.JPGMientras se cocina la pasta, añadimos al vaso de la licuadora: el pistacho, ajo, espinaca, albahaca, queso, pizca de sal y pimienta, y el aceite de Oliva. Licuamos hasta que se forme una salsa homogénea. Si queda muy espesa, podemos aligerarla con un para de cucharadas del agua de cocción de la pasta.

Acto seguido, colamos la pasta y la devolvemos a la olla (lejos del fuego). Agregamos el pesto y removemos, asegurándonos que toda la pasta quede uniformemente “pintada”. Servimos en un plato hondo y decoramos con un chorro de aceite EVO y una pizca del queso rallado espolvoreado.

Buon appetito!

Torta Salata di Verdure

IMG_0758.jpg

 El otro día vi esta receta en Facebook y fue “amor a primera vista”. Inmediatamente retumbó en mi un tengo que hacerlo. Así que me puse manos a la obra.

Los ingredientes aportan todo el colorido y ligereza de la Primavera. Y la preparación es sencilla, y requiere sólo de un buen sartén, o Wok, un bol y un molde para el horno. Para evitar, tener que fregar muchos trastos.

Os dejo con la receta:

Ingredientes:

  • 200g de berenjenas
  • 350g de calabacín
  • 350g de patatas
  • 180g de pimiento rojo
  • 1/2 cebolla grande
  • 3-4 Tomates Cherry (se pueden sustituir por un tomate mediano)
  • 1 huevo
  • 100g de harina de trigo (en mi caso he usado 50g de harina de trigo + 50g de harina de Espelta)
  • 200g  de mozzarella fresca
  • Queso Parmesano rallado (al gusto)
  • sal al gusto
  • pimienta al gusto
  • Aceite Extra Virgen de Oliva (suficiente para sofreír las verduras)

Elaboración:

IMG_0756.jpg

Empezaremos por cortar todas las verduras en cubos de 1cm x 1cm. Y en un wok caliente, y con un chorro de aceite EVO, saltearemos la cebolla hasta que empiece a tomar un color ámbar.

A continuación, añadiremos el resto de las verduras en el siguiente orden: patatas, pimiento, calabacín y berenjenas. Removiendo de tanto en tanto, nos fijaremos en que las verduras hayan ablandado un poco y que la berenjena este empezando a dorar, para agregar los tomates cherry (o el tomate mediano cortado en cubos). Dejar tapado, a fuego medio-bajo, por unos 10 minutos.

Una vez que tengamos las patatas a punto, vaciaremos todo en un bol grande, añadiremos sal y pimienta al gusto, y dejaremos que enfríe a temperatura ambiente. Cuando esta especie de pisto esté a temperatura ambiente, agregaremos el huevo y mezclaremos hasta que se amalgame del todo. Luego la harina y mezclaremos hasta que se incorpore del todo.

Finalmente, pasaremos todo a un molde de silicona, o el que tengáis previamente engrasado y enharinado. Cubriremos con mozzarella fresca y el Parmesano rallado (un buen Grana Padano funcionará igual de bien). Para meterlo a un horno, pre-calentado, a  200º por unos 15 a 20 minutos, o hasta que veáis que el queso se haya gratinado y la tarta esté seca y firme.

Dejar enfriar, y servir tibia. Una ensalada de brotes tiernos y una copa de vino blanco serían el complemento perfecto.

Feliz fin de semana!