Torta Salata di Verdure

IMG_0758.jpg

 El otro día vi esta receta en Facebook y fue “amor a primera vista”. Inmediatamente retumbó en mi un tengo que hacerlo. Así que me puse manos a la obra.

Los ingredientes aportan todo el colorido y ligereza de la Primavera. Y la preparación es sencilla, y requiere sólo de un buen sartén, o Wok, un bol y un molde para el horno. Para evitar, tener que fregar muchos trastos.

Os dejo con la receta:

Ingredientes:

  • 200g de berenjenas
  • 350g de calabacín
  • 350g de patatas
  • 180g de pimiento rojo
  • 1/2 cebolla grande
  • 3-4 Tomates Cherry (se pueden sustituir por un tomate mediano)
  • 1 huevo
  • 100g de harina de trigo (en mi caso he usado 50g de harina de trigo + 50g de harina de Espelta)
  • 200g  de mozzarella fresca
  • Queso Parmesano rallado (al gusto)
  • sal al gusto
  • pimienta al gusto
  • Aceite Extra Virgen de Oliva (suficiente para sofreír las verduras)

Elaboración:

IMG_0756.jpg

Empezaremos por cortar todas las verduras en cubos de 1cm x 1cm. Y en un wok caliente, y con un chorro de aceite EVO, saltearemos la cebolla hasta que empiece a tomar un color ámbar.

A continuación, añadiremos el resto de las verduras en el siguiente orden: patatas, pimiento, calabacín y berenjenas. Removiendo de tanto en tanto, nos fijaremos en que las verduras hayan ablandado un poco y que la berenjena este empezando a dorar, para agregar los tomates cherry (o el tomate mediano cortado en cubos). Dejar tapado, a fuego medio-bajo, por unos 10 minutos.

Una vez que tengamos las patatas a punto, vaciaremos todo en un bol grande, añadiremos sal y pimienta al gusto, y dejaremos que enfríe a temperatura ambiente. Cuando esta especie de pisto esté a temperatura ambiente, agregaremos el huevo y mezclaremos hasta que se amalgame del todo. Luego la harina y mezclaremos hasta que se incorpore del todo.

Finalmente, pasaremos todo a un molde de silicona, o el que tengáis previamente engrasado y enharinado. Cubriremos con mozzarella fresca y el Parmesano rallado (un buen Grana Padano funcionará igual de bien). Para meterlo a un horno, pre-calentado, a  200º por unos 15 a 20 minutos, o hasta que veáis que el queso se haya gratinado y la tarta esté seca y firme.

Dejar enfriar, y servir tibia. Una ensalada de brotes tiernos y una copa de vino blanco serían el complemento perfecto.

Feliz fin de semana!